Keto Cheesecake con mermelada de frambuesas.

Cuando realizamos la dieta Keto suelen llegar en ocasiones ciertos antojos de algo dulce; estoy totalmente de acuerdo contigo, muchas veces es inevitable estar alejados de un rico postre y de hecho es muy bueno tener una opción Keto para cuando sintamos esa necesidad; tener a la mano una opción que solucione nuestro antojo y no nos saque de cetósis.

Dentro de los postres Keto que he probado, este ha sido el que más me ha gustado, ya que tiene buen sabor, textura y visiblemente es irresistible, tu mismo te darás cuenta de ello.

Ingredientes

Para la corteza:

150g de harina de almendra

50g de mantequilla

2 cda. (25g) de eritritol

½ cdta. De extracto de vainilla

*Nota: Si utilizas harina de Coco cambiarán las proporciones: 70g de harina de coco y 200g de mantequilla, también necesitarás un poco más de humedad del extracto de vainilla.

Para el Pay de queso:

600 g de queso crema

125 ml de crema para batir

3 huevos

1 cda. De eritritol

1cdta. De ralladura de limon

½ cdta. De extracto de vainilla

Para la mermelada de frambuesa:

¼ kg. De Frambuesa fresca.

3 cda. De eritritol

3 cda. Semillas de chia.

½ taza de agua.

Jugo de medio limón.

Procedimiento:

Derretir la mantequilla en un sartén a fuego lento, cuidando que no se queme la mantequilla ya que amargará el sabor de la costra. Una vez derretida, se saca del fuego y se le incorpora el harina de almendra, la esencia de vainilla y el eritritol. Mezclamos perfectamente hasta formar una maza homogénea.

Precalentamos el horno a 175 Grados Centígrados

En un molde o refractario perfectamente engrasado (yo uso aparte papel encerado para facilitar el proceso de desmolde una vez que está listo), vamos a formar la costra, presionando la masa al fondo del molde y cuidando que quede del mismo grosor.

Una vez listo nuestro molde lo metemos al horno durante 8 minutos o hasta que la corteza este ligeramente dorada. Una vez lista la corteza lo sacamos del horno y reservamos.

En la licuadora mezclamos, el queso crema, la crema para batir, los huevos, esencia de vainilla, la rayadura de limón y el eritritol, licuamos bien hasta obtener una mezcla espesa con todos los ingredientes bien incorporados.

Vertimos la mezcla sobre la corteza en nuestro molde. (recuerda no llenarlo hasta el tope, ya que en el horno el pay de queso subirá un poco su altura).

Subimos el fuego a 200 grados centígrados y horneamos durante 15 minutos.

Pasados esos 15 minutos, bajamos el fuego a 110 grados centígrados y seguimos horneando durante 45 a 60 minutos (en este punto el pay cambiará un poco el color, cuidar que no se queme).

Pasado este tiempo, es importante no sacarlo nunca del horno. Debemos apagar el horno y dejar que el pay se enfríe ahí dentro; si lo sacamos del horno se bajará rápidamente y la superficie del pay se romperá.

Mientras el pay se enfría hacemos la mermelada de frambuesa. En una sarten ponemos a fuego medio las frambuesas y el agua y movemos poco a poco la fruta, esta comenzará a soltar sus jugos naturales. Es un procedimiento lento, así es que ten un poco de paciencia.

En cuanto la fruta comience a separarse en trozos más pequeños, añade el eritritol y el jugo de medio limón. Sigue moviendo poco a poco la mezcla sin dejar que se queme.

Una vez que esté bien incorporado el eritritol, agrega las semillas de chía y sigue mezclando poco a poco. Las semillas de chía harán que la mezcla se haga un poco más espesa después de un tiempo en el fuego. No olvides estar probando el dulzor de la mezcla, puedes agregar más eritritol a tu gusto.

La mezcla estará lista hasta que tenga la textura que tu desees, recuerda que una vez fría la mermelada baja un poco el dulzor y se hace un poco más espesa.

Una vez que esté completamente frio el pay, se saca del horno y se refrigera una media hora aproximadamente. Cuando pase esa media hora lo puedes desmoldar y decorar con la mermelada.

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: